Crema catalana y melindros para el Día del Padre

¿Cual es el origen del día del padre?

El día del padre se celebra en diversos países alrededor del mundo en diferentes fechas. En nuestro país, esta fecha se celebra cada año el 19 de marzo, coincidiendo con el día de San José.

Henry Jackson Smart, veterano de la guerra civil, se quedó viudo durante el nacimiento de su último hijo. Desde entonces, él cuidó y educó a sus seis hijos, siendo un gran ejemplo a seguir para todos ellos. Sonora Louise, una de sus hijas, mientras escuchaba un sermón de domingo en el Día de la Madre, se preguntó porqué no había ningún día destinado a honrar a todos los padres que, como el suyo, también lucharon día a día por sus hijos. De manera que decidió iniciar una campaña para crear oficialmente el día del padre. Como resultado de su propuesta, el 19 de junio de 1910 se celebró por primera vez el día del padre a Spokane, Washington, donde ella vivía. Finalmente, después de que diferentes presidentes diesen apoyo a la propuesta, el año 1972 el presidente Richard Nixon estableció la celebración nacional del Día del Padre el tercer domingo de junio.

 

La dulce tradición de la crema catalana

La crema catalana se elabora con yemas de huevo, leche, canela, limón, azúcar y almidón. Es uno de los postres más antiguos de nuestra tierra. Aparece tanto en los recetarios medievales como en el libro de Sent Soví del siglo XIV, el primer recetario de cocina catalana, o en el libro de Coch del siglo XVI y, en publicaciones posteriores como el dietario del barón de Maldà de Barcelona.

Aunque hoy en día podamos consumir la crema catalana en cualquier momento del año, antiguamente estos postres eran típicos del Día de San José y se acompañaban con unos buenos melindros. Entonces, como los huevos se producían sólo cuando la gallina los ponía, por estas fechas, los agricultores tenían en exceso y, para poder aprovecharlos, con ellos se hacía la crema catalana.

¿Te apuntas a comer crema catalana por el Día del Padre? Toma nota.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 220 g de azúcar
  • 8 yemas de huevo
  • 40 g de almidón
  • 1 rama de canela
  • Piel de limón al gusto

Elaboración:

  1. A fuego lento, pon a hervir la leche con la rama de canela y la piel de limón.
  2. Mientras, mezcla las yemas de huevo con el azúcar.
  3. Cuando la leche hierva, retírala del fuego y cuélala con la ayuda de un colador de malla fina.
  4. Incorpora lentamente el almidón a la leche.
  5. A continuación, añade las yemas de huevo y el azúcar previamente mezclados.
  6. Coloca nuevamente la mezcla al fuego y, con la ayuda de una batidora eléctrica, remueve con delicadeza. Recuerda que tienes que remover continuamente, sin parar.
  7. Cuando comience a hervir, retíralo del fuego y continúa removiendo hasta obtener la textura deseada.
  8. Echa la crema en un recipiente o recipientes para servir y déjalo enfriar en la nevera.
  9. Justo antes de servir, pon azúcar en la superficie de la crema y con un soplete, caramelízalo.

Este San José ven a Turris y disfruta del Día del Padre con los mejores melindros y nuestra crema catalana, hecha con la receta tradicional ¡y con el sabor de siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario