La merienda, una comida importante para pequeños y mayores

¿Por qué es importante merendar?

A medida que nos hacemos mayores, en algunos casos se va perdiendo la costumbre de merebdar y se reducen las comidas a 3 al día. Pero eso no debería ser así.

De hecho, dentro de una alimentación saludable se recomienda hacer 4 ó 5 comidas a lo largo del día para toda la familia, y una de ellas debería ser a media tarde o la merienda. El reparto calórico entre las comidas podría ser de la siguiente manera:

  • Desayuno (o desayuno y media mañana): 25% kcal diarias totales
  • Comida: 35%
  • Merienda: 15%
  • Cena: 25%

Ya ves que, de todas las comidas, la merienda es lo que va asociada a un reparto calórico más bajo, pero esto no significa que no sea importante ni que te la puedas saltar.

 

¿Qué beneficios aporta la merienda?

La merienda resulta fundamental en el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños y niñas. Ellos tienen estómagos muy pequeños, pero, al mismo tiempo, grandes necesidades de energía, lo que significa que necesitan comer poco, pero a menudo; es decir, comer cantidades más pequeñas de comida y con mayor frecuencia que nosotros. Por ello, una correcta merienda aporta a los niños la energía que necesitan para jugar y hacer los deberes después de la escuela, pero tampoco debe ser excesiva para que no pierdan el apetito a la hora de cenar.

Para ti, incluir siempre la merienda entre las comidas del día te permite seguir un hábito tan saludable como repartir la ingesta de alimentos, y así tener más energía para las actividades a realizar durante la tarde sin tener la tentación de picotear alimentos poco sanos o de llegar a  la cena con más hambre de la recomendable.

 

¿Cómo debería ser una merienda?

Lo más importante es que  la merienda sea variada, y que no incluya todos los días los mismos alimentos. Eso sí, debes saber qué alimentos son los más adecuados, evitando escoger alimentos con un alto contenido de azúcar, sal y grasas para cada día. Lo mejor es apostar por la fruta, la leche y los bocadillos de toda la vida.
Una merienda saludable puede estar constituida de uno o más de uno de los siguientes grupos de alimentos que te proponemos a continuación:

  • Cereales: pan, tostadas, cereales tostados, coca o algún pastel.
  • Lácteos: un vaso de leche, un yogur natural sin azúcar añadido, queso o bebidas vegetales, por ejemplo.
  • Fruta: prioritariamente fruta fresca o macedonia variada, también algún zumo de fruta natural que podemos preparar en casa.
  • Frutos secos: un puñado de nueces, almendras o avellanas, por ejemplo, y mejor que sean crudos o tostados, y sin sal.

Puedes preparar la misma merienda para toda la familia, pero adaptar las cantidades según las edades y la actividad física de cada persona. Por ejemplo, un adolescente que a media tarde vaya a clases de natación necesitará merendar más que un padre o madre, que ya no está en edad de crecimiento, y que no practique tanto ejercicio.

 

Te proponemos algunas ideas de meriendas

  • Bocadillo con pan de espelta Turris con queso y una manzana
  • Un par de mandarinas y un yogur natural
  • Brocheta de fruta natural
  • Bocadillo de chocolate con un plátano y un vaso de leche
  • Carrot cake Turris y un puñado de avellanas
  • Bol de cereales con frutos secos y leche
  • Bocadillo de pan integral Turris con tortilla y zumo de naranja natural

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Preparamos una merienda saludable para toda la familia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario