Coca de calçots

Una “calçotada” diferente: nueva Coca de calçots Turris

Llega el frío, y con ello algunos productos de temporada. Es tiempo de un vegetal de lo más especial: ¡los calçots! Y con ellos, llegan las tradicionales “calçotadas”. Comunes en Cataluña y que tiene como epicentro la ciudad de Valls. Son todo un evento.

En Turris nos gusta tener en cuenta la estacionalidad de los alimentos. Por eso, aprovechamos los ingredientes de temporada para ofrecer novedades llenas de sabor y ligadas al calendario. Queremos presentaros una nueva coca que ya podéis encontrar en las tiendas: la Coca de calçots Turris. ¿Qué sabéis de los calçots? ¿Y de las tradicionales “calçotadas”? ¡Descubrámoslo!

Los calçots, una cebolla tierna muy especial

Los calçots son un tipo de cebolla tierna. Gracias a un método de cultivo especial, se consigue esta forma alargada. El bulbo se cubre con tierra, de manera que se va alargando y estirando hasta llegar a la forma final.

Se caracterizan por ser de color blanco y tener un sabor suave, más dulce que la cebolla convencional. Nutricionalmente, los calçots tienen una aportación calórica muy moderada: unas 30 kcal por cada 100 gramos. Ahora bien, cuando se combinan con la salsa y el resto de los productos de una “calçotada”, ¡el resultado final no acaba siendo tan ligero!

Los calçots se cultivan tradicionalmente en la zona de Tarragona. Su popularidad ha hecho que actualmente encontremos calçots en otros puntos de España. Existe la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para los calçots de Valls, que son los más populares. Se trata de un sello que identifica los calçots producidos en esa zona, con un método de cultivo determinado.

El calçot se puede comer de diversas maneras: al horno, salteado, en forma de crema… Pero la manera clásica de comerlos es a la brasa. Cuando están bien cocidos, se envuelven en papel de periódico para conservar el calor. Después, se le quita la piel externa, ennegrecida por el fuego. Así es como se preparan los calçots en una “calçotada” tradicional.

Si quieres más ideas de recetas con calçots, encontrarás la receta de tostada de calçots en el artículo de posibles combinaciones con el Pan de Invierno Turris.

 

La tradición de la “calçotada”

 La “calçotada” forma parte del patrimonio gastronómico catalán. Esta comida incluye:

  • Calçots a la brasa, presentados sobre una teja y envueltos en papel de periódico;
  • Romesco o salsa de calçots. La salsa de los calçots es un tema polémico. ¡Existen tantas salsas como familias! Podemos decir que la receta incluye ñora o pimiento de romesco, tomate, ajo, pan, almendra o avellana y aceite de oliva.
  • Carne a la brasa.
  • Vino negro, preferiblemente servido en porrón.

Un elemento característico de las “calçotadas” es comer los calçots con las manos. También estar de pie y utilizar un babero para minimizar las (inevitables) manchas de ceniza o salsa. No obstante, en algunas masías y restaurantes, las “calçotadas” se sirven en la mesa y con los calçots sin piel.

Valls, tierra de “calçotadas”

La “calçotada” es una festividad en Valls, origen de la comida. El último fin de semana de enero se celebra la Gran Fiesta de la Calçotada. De esta manera, se marca el inicio de la temporada, que acaba a finales de marzo. En la fiesta se incluye un concurso de comer calçots, donde el ganador es la persona que más come en 45 minutos. El récord está en 310 calçots, ¡prácticamente 6 kilos!

 

Coca de calçots Turris

La calçotada es un momento único para disfrutar con los amigos y la familia, pero no es una comida para preparar cada día. Si te gustan los calçots, ¡busca alternativas para incluirlos en tus menús semanales! Únicamente podemos disfrutar de los calçots durante 2-3 meses, aprovecha.

Una buena opción para comer calçots es en forma de coca. Por eso, Turris presenta la Coca de calçots Turris. Incluye todos los ingredientes clásicos de esta comida. Calçots, salsa romesco, olivas negras, tomate y almendras laminadas.

 

5 razones para degustar la Coca de calçots Turris

  • Porque es una manera más ligera de disfrutar de los calçots.
  • Porque te trae el sabor de la “calçotada” a tu casa, ¡sin ensuciarte!
  • Porque es un entrante fantástico para una comida con los amigos o la familia.
  • Porque tiene el sello Turris: una masa de coca con ingredientes tradicionales y de calidad.
  • Porque es una coca de temporada: ¡aprovecha ahora que desaparecerá!

 

¿Necesitas más razones para probar la nueva Coca de calçots Turris? ¡Explícanos qué te ha parecido el artículo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario