Cconcells-alimentacio-proteccio-pell-sol

Consejos de alimentación para proteger la piel del sol

El verano ya está aquí y hay que considerar que nuestro cuerpo tendrá algunas necesidades añadidas. Como en todas las estaciones, tendremos unos requerimientos específicos para la época del año, también en cuanto a los alimentos. La piel es susceptible de verse perjudicada en verano si no utilizamos crema solar de protección alta antes de tomar el sol, pero también si no nos hidratamos adecuadamente, y descuidamos los antioxidantes de nuestra dieta.

A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a cuidar de tu piel, sin renunciar a lucir un bronceado saludable y duradero este verano!

¿Porque hay que proteger la piel?

La piel envejece porque pierde agua, y porque se oxidan las células por el efecto del ambiente, el calor y la luz solar. Cuando exponemos la piel al sol estamos propiciando que este envejecimiento se acelere. ¿Debemos escondernos del sol? No. Pero hay que protegerse y prestar atención a los efectos que las exposiciones prolongadas pueden tener sobre nuestro cuerpo.

Es la primera barrera de protección del cuerpo hacia el exterior

Es el órgano más extenso de todos, el que ocupa más superficie, y hay muchos factores que pueden dañar las células que lo componen. El sol, el calor, pero también unos hábitos alimentarios inadecuados, pueden influir en empeorar su estado.

La piel en verano es más vulnerable

Nos deshacemos de prendas, pasamos más tiempo al aire libre y llenamos nuestros días de actividades y de ganas de hacer cosas. Esto será muy positivo en términos de estado de ánimo y ocio, pero también supondrá una mayor exposición a los rayos UV y al calor, a menudo sin hacer cambios en la alimentación, y esto puede ponernos en riesgo.

Alimentos que potenciarán un bronceado saludable

Siempre que la exposición sea moderada, y fuera de las horas de más calor, puedes hacer que el efecto de tomar el sol no sea nocivo para tu salud, potenciando el consumo de ciertos alimentos que te harán lucir un bronceado incomparable.

A través de la alimentación podemos participar activamente de mantener la piel sana y protegida. Para conseguir un buen estado de la piel, y especialmente en épocas de calor, habrá que potenciar el consumo de alimentos con las siguientes propiedades:

  • Alto poder hidratante, para compensar la pérdida hídrica por el sudor.
  • Riqueza en antioxidantes, para retrasar al máximo la oxidación de las células.
  • Presencia de vitamina A (carotenoides o betacarotenos, que son sus precursores), porque potenciarán la pigmentación y activación de la melanina que genera el bronceado.
  • Ácidos grasos poliinsaturados, para la restauración de los lípidos de la dermis.

Los alimentos también nos hidratan

Unos más que otros. Las frutas y verduras están a la cabeza de la lista de alimentos con poder hidratante, sobre todo si se consumen crudas. Las primeras posiciones las ocupan las frutas de verano como el melón, la sandía, la piña, pero también verduras y hortalizas frescas como la lechuga, el tomate, el pepino, los pimientos … Todos los alimentos contienen agua en cierta medida, aunque su contenido variará en función de cómo los cocinamos o procesamos. Es por ello que la recomendación en verano es más bien de consumir alimentos frescos, ensaladas y cremas.

Nutrientes clave para una piel bronceada, pero protegida

Para poder disfrutar de un bronceado saludable y duradero sin castigar la piel habrá que asegurar una dosis suficiente de los nutrientes mencionados anteriormente.

Antioxidantes para retrasar el envejecimiento

Los alimentos que contienen altas dosis de antioxidantes como los cítricos, la remolacha, el tomate frito o el brócoli cuando entran en el cuerpo, se oxidan ellos primero, haciendo de este modo que se frene en cierta medida el envejecimiento de nuestras propias células.

Alimentos naranjas para ponerse moren@

Tendrá sentido esta afirmación alguna vez. ¿Verdad o mito? ¡Pues es verdad! Aunque no son los únicos, también los hay verdes, y de lilas. Esto es porque contienen betacarotenos, responsables del pigmento rojizo de algunas hortalizas y frutas, y que dentro del cuerpo se encargan de estimular la melanina y proteger la piel. Los alimentos que contienen más carotenoides son la zanahoria, el albaricoque, el melocotón, las espinacas, la remolacha, entre otros.

‘Grasas buenas’ para favorecer la regeneración de la dermis

Las grasas saludables son aquellas que provienen del pescado o bien las de origen vegetal. Son grasas insaturadas que regulan el perfil lipídico del organismo, y también aportan protección y poder regenerador en la piel. Los alimentos ricos en grasas poliinsaturadas son el pescado, sobre todo el pescado azul como el salmón, las sardinas y el atún; los frutos secos, como las nueces, las almendras y las avellanas, y el aguacate. El aceite de oliva virgen extra también contiene grasa insaturada de calidad.

Si este artículo te ha sido de utilidad, seguro que te gustará este otro de 7 cambios para mejorar tu alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario