El dulce mundo del brioche

El brioche, con su sabor suave y su esponjosa textura, gusta a pequeños y grandes. Se puede comer solo, pero también está delicioso acompañado con dulce o con salado. Es un producto versátil que no falta en nuestros obradores. Queremos que conozcas algo más sobre la historia, los ingredientes y los diferentes tipos de brioche.

¿De dónde viene el brioche?

El brioche tiene su origen en Francia, donde en 1404 aparece por primera vez documentada esta palabra. Se cree que el brioche proviene de una receta tradicional normanda, al oeste de Francia. El brioche es, a grandes rasgos, un pan enriquecido, normalmente con huevos, azúcar y grasa.  Por eso, el brioche era propio de las clases sociales altas. ¿Os suena la famosa frase “Si no tienen pan, que coman brioche”? El mito dice que esta fue la respuesta de la Reina María Antonieta cuando el pueblo protestaba por no tener pan, y pasar hambre.

La primera forma clásica del brioche proviene de las familias francesas de la Vendée al siglo XIV. Se trataba de un brioche con la forma de una magdalena, pero de un palmo de altura: brioche à tête, o brioche con cabeza. Este brioche se elaboraba por la época de Pascua u otras celebraciones. Lógicamente, las formas han ido evolucionando: formatos individuales, brioche en molde, brioche trenzado… ¡Hay para todos los gustos!

El brioche se puede encontrar con un nombre diferente dependiente de la región y las variedades típicas. Dentro del mundo de los brioches, encontramos similitudes con el roscón de reyes o el panettone italiano, o incluso con el babà, un brioche impregnado en almíbar y alcohol.

¿Cómo se hace el auténtico brioche?

El brioche clásico se hace con harina, azúcar, huevos y mantequilla. Ahora bien, las proporciones entre los ingredientes, la adición de ingredientes aromáticos y los rellenos o la decoración puede variar según la receta.

¿Te animarías a hacer un brioche casero? Compartimos la receta de brioche de Xavier Barriga, que puedes encontrar en su libro “Bollería: hecha en casa y con el sabor de siempre”. ¡Ponte el delantal, y hacia la cocina!

Receta de brioche de Xavier Barriga

Ingredientes:

  • 500 g de harina de fuerza
  • 10 g de sal
  • 100 g de azúcar
  • 3 huevos M (150 g de huevo)
  • 100 g de mantequilla cortada a trozos
  • 120-130 ml de agua
  • 40 g de levadura fresca (mantener en la nevera hasta que se use)
  • Ralladura de limón o de naranja
  • ½ cucharadita de canela en polvos

Recomendamos que los ingredientes estén fríos de la nevera, así la masa se amasa mejor.

  1. Amasa todos los ingredientes, excepto la mantequilla y la levadura. Es conveniente reservar un poco de agua para diluir la levadura.
  2. Cuando todos los ingredientes formen una masa, incorpora la mantequilla.
  3. Disuelve la levadura en un poco de agua e incorpórala a la mezcla cuando la mantequilla esté bien integrada. Continuar amasando hasta que la masa esté elástica y brillante, y no se enganche a las paredes. El proceso puede durar 1 hora, puesto que es una masa que necesita que la trabajen bien.
  4. Forma una bola con la masa y déjala 1 hora en la nevera en un bol tapado y untado con aceite de oliva. Pasado este tiempo, ya se podrá manipular la masa y continuar haciendo las recetas.
  5. Saca la masa de la nevera. Según la receta que quieras hacer, corta la masa en porciones.
  6. Deja que las porciones reposen 30 minutos en la nevera tapadas con film. Será el momento de dar forma a las piezas, según el que hayas elegido hacer. Una vez las tengas formadas, píntalas con huevo batido y con una pizca de sal, y deja que doblen su volumen en un lugar tapado y sin corrientes de aire. Como, por ejemplo, dentro del horno apagado.
  7. Calienta el horno a una temperatura de 190 °C. Pinta de nuevo las piezas con huevo batido y hornea durante 10-15 minutos, según la medida de los brioches, hasta que queden dorados.

¡Deja que se enfríen, y disfruta de un brioche casero!

Tipos de brioches

De brioches, no hay solo un tipo. A lo largo de los años, la receta original ha ido evolucionando según el saber hacer de cada artesano. La disponibilidad de ingredientes, y el toque especial que cada pastelero aporta a sus creaciones, acaban derivando en variaciones únicas. Por eso, actualmente, encontramos varios tipos de brioches. ¡Veámoslos!

Brioche francés

Nació como un pan enriquecido de huevos, azúcares y mantequilla, y se considera el brioche más clásico. También se puede añadir leche, crema de leche, agua o licor. La forma del brioche variará dependiendo de la región. Los más típicos son los trenzados o el brioche à tête, parecido a una magdalena. Aun así, se puede encontrar de varias formas: individuales o para compartir, como por ejemplo nuestro brioche de la amistad.

Brioche danés o Brunsviger

Tiene una masa parecida a la del brioche, pero lo importante es que las capas quedan muy marcadas. Se lamina como si fuera una pasta de hoja, y esto le aporta una textura más crujiente. Necesita más cantidad de levadura que el brioche normal, y a veces se añaden pasas. En Turris lo hacemos relleno de chocolate, es nuestro brioche individual de chocolate, que encontrarás en todos nuestros obradores.

Brioche suizo

Su nombre proviene del antiguo “Café Suizo” de Madrid, donde se empezaron a elaborar y distribuir. Se trata de un brioche en forma de media esfera. Su característica principal es que está marcado en la parte de arriba, donde se pone el azúcar.

Panettone

Se trata de un dulce italiano, hecho con masa tipo brioche con pasas y frutas confitadas en su interior. Tiene forma de cúpula y con una altura de 12 a 15 cm. Es típico comerlo en la época de Navidad. Si quieres saber más de su historia, sigue el enlace todo sobre el origen del panettone.

Roscón de reyes en España, Royaume en Francia, Bolo Rei en Portugal

Son las diferentes formas con las que se denomina otra variedad de brioche, por una época muy concreta del año: ¡Navidad! Varía en la forma en que se sirve y como se decora, pero habitualmente tiene forma de roscón. La tradición de introducir el haba y el rey sí que se suele conservar en todos los países.

 

Después de esta lectura de temática tan dulce, ¿te apetece probar los nuevos brioches de la temporada en Turris? En formato individual, encontrarás el brioche relleno de crema (con la masa clásica), el brioche relleno de chocolate (con masa de brioche danés), y el brioche de la amistad, en un formato pensado para compartir en una merienda entre amigos. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario