¿Se deben eliminar los hidratos de carbono de la dieta?

Según la (falsa) creencia popular, este nutriente debe estar presente por las mañanas para proporcionarnos energía. Siguiendo esta misma línea argumental, parecería lógico que, por tanto, no estuvieran presentes a la hora de cenar. ¿Por qué deberíamos tomarlos por la noche cuando ya vamos a dormir?

 

Función de los hidratos de carbono

Las guías de salud recomiendan que los hidratos de carbono o carbohidratos representen entre el 50-60% de nuestras kilocalorías diarias. Es decir, aproximadamente la mitad de la energía de nuestra dieta debería proceder de los hidratos de carbono.
El porcentaje es tan alto, porque la función de los carbohidratos es la de proporcionar energía durante todo el día.

 

¿Los hidratos de carbono engordan?

Por definición, no. En este sentido, hay que recordar una vez más que la ganancia o la pérdida de peso son consecuencia de nuestro balance energético. Es decir, del equilibrio entre el total de calorías que ingerimos en un día (procedentes de los carbohidratos, pero también de las grasas y las proteínas) y el gasto energético que tiene nuestro cuerpo, según, entre otros factores, la actividad física que realizamos a lo largo de la jornada.
Como respuesta al mito, pues, de si los hidratos de carbono engordan, deberíamos decir que por sí solos no; pero que un exceso de carbohidratos sí podría hacerlo, al igual que un exceso de proteína o de grasa. Cualquier exceso de calorías provocará un aumento de peso.

 

¿Hay que eliminar los hidratos de carbono en dietas de adelgazamiento?

Para una persona sana que siga una dieta saludable y equilibrada, no hay ningún motivo para eliminar los hidratos de carbono.
Algunas de las dietas de adelgazamiento, sin embargo, son bajas en carbohidratos. Hay que recordar que una pauta de adelgazamiento siempre debe estar diseñada para un Dietista-Nutricionista, que es el profesional de la salud que valorará cada caso en particular y decidirá cuál es la mejor pauta de adelgazamiento para una persona, teniendo en cuenta sus características.

Las dietas bajas en hidratos de carbono son un recurso más entre las dietas de adelgazamiento, entre muchos otros recursos. Lo que determinará realmente la pérdida de peso y el mantenimiento de la salud, a corto y a largo plazo, no será la exclusión o reducción de este nutriente en la dieta, sino conseguir un balance energético negativo y mantenido en el tiempo con una dieta saludable.

 

Hidratos de carbono de calidad

Otro aspecto fundamental a la hora de hacer mención a los carbohidratos de la dieta es priorizar hidratos de carbono complejos y ricos en fibra (integrales), en vez de hidratos de carbono simples o azúcares.
De este modo, para cubrir las necesidades de este nutriente en la dieta, hay que aumentar la presencia de verdura, cereales integrales, tubérculos y frutas; en detrimento de productos ricos en azúcar y bebidas azucaradas. A pesar de que en una dieta saludable «cabe de todo», hay que recordar que, con respecto a alimentos de consumo ocasional, todo depende de la cantidad y de la frecuencia en la que los ingerimos y que, para el día a día, debemos dar más importancia a los alimentos más saludables.

En definitiva, vale más la pena centrar nuestra atención en qué tipo de hidratos de carbono estamos consumiendo, que preocuparnos por si los tenemos que eliminar de la dieta o en qué franja horaria va mejor consumirlos. Y, recuerda, la clave es seguir una dieta equilibrada y no excedernos en las calorías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar comentario